Sin parabenos : ¿estrategia de marketing?

Trataremos de desvelar los misterios de los parabenos, el conservante más utilizado hasta el momento en cremas. Para ello contamos con un experto en bioquímica que nos ha preparado esta publicación:

Daniel R. Abánades:

Hace ya años que el sector de la alimentación utiliza el “sin colorantes ni conservantes” como reclamo publicitario.

En el mundo de la cosmética ahora está comenzando a pasar lo mismo.

Hoy día es difícil acercarnos a un estand y no ver etiquetas que dicen “sin parabenos”.

Incluso algunos supermercados han dejado de comercializar productos que contengan parabenos.

En esta publicación vamos a intentar dejar claro lo que hoy se conoce sobre estas moléculas y si pueden o no representar un riesgo para la salud.

Un poco de química y clases de parabenos

Comencemos hablando de química.

Los parabenos son una familia de compuestos orgánicos que derivan del ácido 4-hidroxibenzoico, sobre el que se esterifica un hidrocarburo.

Así, dependiendo del hidrocarburo sustituido, el parabeno será uno u otro.

Los tres más utilizados son el metilparabeno (E-216), el etilparabeno (E-214) y el propilparabeno (E-218).

Otros parabenos con hidrocarburos de mayor tamaño fueron prohibidos por la Unión Europea en 2015.

Estructura molecular Parabenos
Estructura molecular de los Parabenos

La función de los parabenos

Estos compuestos son adicionados como conservantes a muchos productos de la vida cotidiana, desde alimenticios a productos de higiene personal o cosméticos.

Su toxicidad impide que ciertos microorganismos (hongos y bacterias, fundamentalmente) puedan crecer; permitiendo que estos productos puedan durar años en su envase sin estropearse.

¿son tóxicos los parabenos?

Esta toxicidad que presentan los parabenos, no obstante, no parece ser muy alta para nuestro organismo. De ahí que las instituciones españolas y europeas los consideren compuestos de baja toxicidad.

Lo que quiere decir que en bajas concentraciones (cantidades) no condicionan el funcionamiento normal del organismo.

Hoy sabemos que nuestro hígado es capaz de metabolizarlos; lo que acelera su expulsión por la orina e impide que puedan acumularse dentro de nuestro cuerpo.

Pero entonces, ¿Dónde está la controversia?

Al ser clasificados como compuestos con baja toxicidad se está diciendo que a partir de ciertas concentraciones sí que pueden ser tóxicos y, por tanto, la controversia recae precisamente sobre qué se considera una cantidad segura y si es necesario arriesgar.

A nuestro entender, tres son los argumentos más sólidos que justifican a aquellas voces críticas con la presencia de estos compuestos en productos.

Y más concretamente en aquellos que se aplican de forma rutinaria sobre la piel:

Sistema endocrino

Existen datos bastante sólidos en la bibliografía que demuestran que los parabenos interfieren con el sistema endocrino (Molecular and Cellular Endocrinology. Pages 238-251.).

Muchas hormonas o sus moléculas precursoras presentan estructuras muy similares a los parabenos (por ejemplo, los estrógenos de la figura), lo que explicaría que en determinadas reacciones químicas pudieran hacerse pasar por ellas.

Por este motivo, a los parabenos se les clasifica como compuestos disruptores endocrinos (disruptores = capaces de alterar el equilibrio hormonal). Pudiendo afectar, por ejemplo, a la capacidad reproductora.

Estructura molecular hormonas
Estructura molecular hormonas

Eliminación de toxinas

Cuando ingerimos o inhalamos algo, rápidamente llega al hígado. En caso de ser tóxico, como ya hemos explicado, será modificado para poder ser expulsado por la orina.

Sin embargo, aquellas sustancias que entran a través de la piel tardan más tiempo en ser eliminadas.

La razón que explica que los tóxicos (parabenos) tarden más en llegar al hígado cuando son aplicados sobre la piel, recae en la propia disposición de nuestro sistema circulatorio.

El hígado recibe la sangre bien de la vena portal (que recoge la sangre procedente del intestino y el estómago) o de la arteria hepática (que trae sangre desde los pulmones).

La piel esta irrigada por pequeños capilares, que se encuentra relativamente lejos de estos vasos que llegan al hígado. Todo ese recorrido “extra” que tienen que hacer las sustancias tóxicas que entran por la piel explican que estén más tiempo en nuestro interior.

¿Hay datos suficientes?

No disponemos de datos epidemiológicos que puedan confirmar que estos compuestos sean inocuos para nosotros.

Así, aunque es cierto que ingerir una pequeña cantidad de parabenos no produce efectos, o estos efectos son inapreciables, no sabemos que ocurre cuando esa exposición a pequeñas cantidades se produce de forma continuada.

Es decir, no sabemos si muchas pequeñas dosis podrían equivaler a una dosis peligrosa.

Por lo expuesto parece lógico evitar que productos que coloquemos diariamente sobre nuestra piel contengan estos productos.

Y especialmente a los niños. Ya que los efectos sobre el sistema hormonal del menor pueden ser mucho más serios que en adultos.

¿cremas sin parabenos?

No obstante, hay que tener en cuenta que, en caso de no llevar parabenos, el producto contendrá otros conservantes (incluso la Cosmética natural necesita conservantes).

Y algunos de ellos están bajo el mismo dilema  que los parabenos, un ejemplo sería el fenoxietanol, el BHA, el triclosan o el uso excesivo de alcoholes en las composiciones.

Por su parte, si eliminamos estos agentes microbicidas de la composición de cremas o cosméticos, corremos el riesgo no solo de que el producto se estropee (una crema sin conservantes durará como mucho 1 mes), sino que además puedan producirse infecciones cutáneas.

Daniel R. Abánades es Licenciado en Química y doctor en Biología Molecular. Es co-autor del libro “La Bioquímica en 100 preguntas

Opinión de Perdidosenlaweb

Partimos de que los organismos internacionales consideran los parabenos como productos de baja toxicidad.

Que el hígado puede metabolizarlos y expulsarlos. Aunque tardan más en llegar hasta él.

Que puede afectar al sistema hormonal, en especial en los más pequeños.

Pero se desconoce a partir de que cantidad puede ser tóxico y no hay datos suficientes de que sea inocuo.

Pero también necesitamos conservantes, si queremos que los productos nos lleguen a casa con visitantes molestos (microbios).

Podríamos decir entonces que no conviene abusar de los parabenos (como de cualquier otro producto).

Esta sería nuestra recomendación, y por supuesto, limitar al máximo el uso de cosméticos en niños, ya sean con parabenos, con alcoholes o con cualquier otro compuesto químico.

Si faltan tantos datos o los estudios son insuficientes ¿porque esta guerra contra los parabenos en cosmética? ¿marketing?

Espero que te haya gustado,

Saludos,

JJ

Resumen
Sin parabenos : ¿estrategia de marketing?
Artículo
Sin parabenos : ¿estrategia de marketing?
Descripcion
Trataremos de desvelar el secreto de los conservantes llamados parabenos, ¿son tóxicos? ¿se trata de una estrategia de marketing porque esta de moda?
Autor
Editor
Perdidos en la Web
Logo Editor